La tecnología facilitó la operación entre las empresas participantes al automatizar la presentación de documentos, lo que redujo el tiempo del proceso de 10 días a sólo dos horas y media.

Pinsa Congelados, empresa con sede en Mazatlán controladora de Atún Dolores, y Frime, una compañía española, aprovecharon recientemente la tecnología blockchain o de “cadena de bloques” en una operación de importación y exportación.

El resultado: un proceso que normalmente dura de 7 a 10 días tomó sólo dos horas y media.

Esta es la primera operación que automatiza, gracias a ‘blockchain’la presentación electrónica de documentos en una operación de importación-exportación entre Europa y Latinoamérica, y fue realizada por BBVA en colaboración con Wave, firma especializada en tecnología y comercio internacional.

La operación consistió en el envío, la verificación y autorización de la transacción de más de 200 mil dólares en la que la empresa sinaloense le vendió 25 toneladas de atún a la española.

La dinámica incluyó la firma electrónica de los documentos, la entrega de las copias del documento de manera simultánea a las partes involucradas y la recepción de la documentación en cada paso de la cadena.

“La operación se realiza por medio de una plataforma que está en la nube, en donde los documentos, como la carta de crédito, el bill of lading (conocimiento de embarque) y algunos otros documentos se suben a la plataforma. ¿Cuál es la ventaja? Que estamos viendo y autorizando en línea el exportador, el importador, el banco emisor, el banco receptor y la compañía naviera”, dijo Julio César Galindo, gerente de administración de Pinsa Congelados.

De acuerdo con Galindo, la importancia de usar este método es que se puede tener la certeza de que la operación que se realiza está previamente validada y certificada por las entidades financieras y que el cobro del documento se realizará en el plazo establecido.

El directivo comentó que aplicar este tipo de procesos con blockchain representaría un incremento de operaciones de alrededor de 20 por ciento en el primer año.

El ejercicio comercial se ejecutó por medio de una carta de crédito, la cual normalmente demanda una serie de procesos que implican comprobaciones manuales y envíos físicos, en los que comúnmente se realizan correcciones y que se realizaban por mensajería.

El mecanismo de validación de documentos utiliza criptografía simétrica para blindar los archivos, que se usa, por ejemplo, en las facturas electrónicas.

“Aplicar ‘blockchain’ a nuestras operaciones de comercio internacional nos permitirá crear un entorno seguro y digital, que será la base de un ‘marketplace’ global para el Comercio Exterior”, comentó Jorge Zebadúa, director de Estrategia y Productos de Banca Empresas y Gobierno de BBVA Bancomer, en un comunicado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *